lunes, 28 de septiembre de 2009

soy este cuerpo dibujado a golpes


Este poema que ahora comparto y está dedicado a Suyapa, me lo envió la poeta y militante hondureña Jessica Isla, otra cumpa de Feministas en Resistecia, con quien realicé una charla telefónica el sábado en 'la rosa brindada', y quien me contaba que Suyapa Martínez es chiclera. Trabaja en el centro de Tegucigalpa y participa siempre de todas las marchas y manifestaciones que confluyen en la Plaza Central. Ella es poeta popular, y su voz, siempre se escucha en medio de la represión, o del canto.
Me decía que Suyapa, al igual que la 'abuela de la resistencia', -que por cierto cayó presa y aún no había sido liberada-, son símbolos ineludibles de esta Resistencia.


Presentación


Soy este cuerpo dibujado a golpes

Que camina día tras día bajo el sol,

bajo este cielo incierto de máquinas aladas,

en medio de ráfagas de humo y

el sonido de fusiles

Soy infinidad de rostros:

el de un chico asesinado,

el de la abuela que camina

el de la gente lenca armada de una paciencia infinita

El de la pintora de mantas,

El de la chica de las muletas

Que se enfrentan de a pedazos o en conjunto

A las murallas verde olivo y azules

cargadas de violencia



Puedo decir que de mi cuerpo salen muchos olores

El de la montuca fresca

El de la tortilla y los frijoles

El de manos sudadas y cuerpos cansados,

pero también

el olor de sangre derramada

el de gas y pólvora

el olor a muerte y a miedo.



Mi garganta

está poblada de voces:

Estoy en las discusiones acaloradas de las asambleas

en el grito de la maestra

En el relato de la joven violada,

En la protesta de los golpeados, de las torturadas

En la voz que canta en las calles



Soy miles de sombreros y

cientos de palabras,

soy abrazos, lágrimas,

ternura, carcajadas.

Estoy llena de

sonrisas que iluminan el día

colores que vienen de todas partes

tengo alegría, ganas de bailar,

tengo esperanza.



Porque sin mí las calles

Se quedarían solas,

Porque sin mí las paredes no dirían nada

Porque soy tus manos, tus pies cansados,

Tu voz.

Yo soy la resistencia



Jessica Isla

Brindar la rosa
en el tiempo y el espacio mágico del aire radial.
Radializarla. Irradiarla.
Regarla con la poesía, la música, los dolores
y la esperanza que guarda la tierra.
Rehacer la rosa pétalo a pétalo,
Me quiere mucho,
muchito y todo.
Blindarla en el combate. Brindarla en el amor.
Risarla con alegre rebeldía.
La rosa brindada. Espacio de los intentos.


La rosa brindada

para enlazar