viernes, 11 de septiembre de 2009



El documental "Salvador Allende" de Patricio Guzmán, sigue la vida del presidente chileno desde su infancia en Valparaíso hasta su muerte el 11 de septiembre de 1973 tras el golpe de Estado militar, a través de documentos de archivos, álbumes de fotos y entrevistas. (se encuentra en youtube en 13 capítulos)

Salvador Allende marcó mi vida, dice Gusmán. No sería el que soy si él no hubiera encarnado aquella utopía de un mundo más justo y más libre que recorría mi país en esos tiempos. Yo estaba allí, actor y cineasta.

Recuerdo la frescura del aire, la profunda inspiración que nos unía los unos a los otros, y más allá al mundo entero. Filmábamos ese sueño radiante, con lucidez y fervor. Era una sociedad entera en estado amoroso.

Me acuerdo del 11 de septiembre de 1973, un día sombrío en que Estados Unidos apoyó y fomentó un golpe de Estado para aplastar la revolución pacífica y democrática que se construía en mi lejano país, Chile, eliminando a su Presidente de la República, Salvador Allende, ese "hijo de p...", como le gustaba decir a Richard Nixon.

Yo no olvidaré jamás la brutalidad de la dictadura instalada inmediatamente después durante 17 años… Años de sufrimiento, de muerte, de exilio y de aniquilamiento de la memoria.

Ahora es el tiempo para el recuerdo de Salvador Allende, ese hombre atípico, revolucionario y fanático de la democracia hasta el suicidio, por razones históricas, cierto, pero también por su cruel actualidad…

Brindar la rosa
en el tiempo y el espacio mágico del aire radial.
Radializarla. Irradiarla.
Regarla con la poesía, la música, los dolores
y la esperanza que guarda la tierra.
Rehacer la rosa pétalo a pétalo,
Me quiere mucho,
muchito y todo.
Blindarla en el combate. Brindarla en el amor.
Risarla con alegre rebeldía.
La rosa brindada. Espacio de los intentos.


La rosa brindada

para enlazar