jueves, 24 de septiembre de 2009

Por Honduras






Imágenes de Milicos represores del pueblo en resistencia. La foto del centro muestra a
personas que han sido detenidas y alojadas en el Estadio Chonchi Sosa de Tegucigalpa,
(al peor estilo pinochetista)


Llamamiento de Rigoberta Menchú Tum


A la comunidad internacional y a todas las fuerzas democráticas del continente y el mundo

He corroborado in situ como al hermano pueblo hondureño se le ha pretendido despojar de la soberanía, la institucionalidad democrática y la dignidad. Asimismo he constatado cómo los ciudadanos y ciudadanas defienden sus derechos y la decisión que depositaron en las urnas al elegir democráticamente al Presidente Manuel Zelaya. También he verificado como a la luz del golpe militar orquestado por el poder económico y político tradicional se han venido violando los derechos humanos de los hondureños y hondureñas.

Nuevamente vuelvo a ser testigo de cómo un gobierno claramente de facto no da lugar al diálogo, a posibles negociaciones, menos a restablecer la Constitución y la institucionalidad democrática. Asimismo de cómo ha hecho caso omiso y contravenido múltiples resoluciones emanadas del seno de la Organización de Estados Americanos y de la Organización de las Naciones Unidas.

Hoy ante el inminente riesgo de la violencia y de que ésta se ensañe contra el Presidente Zelaya, la sede diplomática de Brasil acreditada en Honduras y el movimiento social exijo:

1. Que se respete y garantice la vida, la integridad física y sicológica del Presidente Manuel Zelaya, sus acompañantes y cuerpo diplomático que se encuentran en la sede de la Embajada de Brasil en Honduras.

2. El respeto pleno a la inviolabilidad diplomática garantizada en la Convención de Viena y cese del acoso a la sede de la embajada de Brasil ordenado por el gobierno de facto.

3. Que se respete y garantice la libertad de expresión y opinión, la vida y los derechos fundamentales de quienes se expresan y manifiestan en favor de los mismos y la democracia y que se deje en libertad a las decenas de hondureños detenidos ilegalmente.

Rigoberta Menchú Tum

Premio Nobel de la Paz

Guatemala 23 de septiembre de 2009

Brindar la rosa
en el tiempo y el espacio mágico del aire radial.
Radializarla. Irradiarla.
Regarla con la poesía, la música, los dolores
y la esperanza que guarda la tierra.
Rehacer la rosa pétalo a pétalo,
Me quiere mucho,
muchito y todo.
Blindarla en el combate. Brindarla en el amor.
Risarla con alegre rebeldía.
La rosa brindada. Espacio de los intentos.


La rosa brindada

para enlazar