jueves, 24 de septiembre de 2009

por HONDURAS

me comentaba por mail Jéssica, una compañera hondureña, escritora feminista, a quien he contactado en algunas oportunidades para que nos cuente cómo están viviendo y resistiendo el salvaje golpe de estado en su país, lo que aquí podrás leer:

Amigas/ amigos: Vengo del hospital de traer a mis hermanos que fueron arrestados por la policía (después de la marcha) y golpeados salvajamente, mientras les gritaban que asi aprenderían a no andar en marchas y que Mel no los iba a liberar de la golpiza.
Uno de mi hermanos de 21 años tiene hinchados los pulmones de la golpiza y al otro le quebraron las dos manos, en una mano tiene una fractura y en la otra cuatro. Es posible que necesite una operación, pero eso lo sabremos el lunes.

Aparte detuvieron a varias compañeras de feministas en resistencia, que luego soltaron por andar su carnet identificatorio del observatorio de los derechos humanos de las mujeres.
Lo que me parece increíble es que la policía se esté llevando a la gente (en su mayoría jóvenes) del hospital, entran como Pedro por su casa y nadie les dice nada. A mis hermanos y un compañero no los llevaron porque me identifiqué como feminista en resistencia y se fueron, pero antes que llegara se habían llevado a dos jóvenes heridos. Están entrando a los hospitales cada dos horas, a ver a quien sacan !Y ESO NO LO PODEMOS PERMITIR!.

La Cruz Roja brilla por su ausencia y hay enfermeras y compañeros de la resistencia dentro del hospital que nos ayudaron mucho. Gracias a la Meli, a María Virginia, Pavel, Carlos y Mina por su apoyo solidario. Estoy muy encachimbada y solo puedo pensar en denunciar este hecho

!NO A LOS POLICIAS EN LOS HOSPITALES!.

Les dejo un gran abrazo

Jessica

Brindar la rosa
en el tiempo y el espacio mágico del aire radial.
Radializarla. Irradiarla.
Regarla con la poesía, la música, los dolores
y la esperanza que guarda la tierra.
Rehacer la rosa pétalo a pétalo,
Me quiere mucho,
muchito y todo.
Blindarla en el combate. Brindarla en el amor.
Risarla con alegre rebeldía.
La rosa brindada. Espacio de los intentos.


La rosa brindada

para enlazar