martes, 4 de agosto de 2009

el CANARIO gritaba lindo!!!



Y se nos fue en retirada el Canario, nomás… Una de las voces fundamentales de la música uruguaya, el popular cantante Washington Canario Luna, murió la noche del jueves 30 de Julio del 2009 en Montevideo, tenía 70 años.

Formó parte del carnaval uruguayo desde 1956, cuando apareció con la murga ‘La Clarinada’, y quizá antes, claro, cuando apenas era ojitos de asombro ante la comparsa… Desde entonces fue creciendo su voz característica, hasta convertirse en una de las más admiradas en su país y fuera de él.

Muchoas lo recuerdan cantando "Brindis por Pierrot" o "Adiós Juventud", canciones del uruguayo Jaime Roos…

Además de integrar la dupla con el Jaime, -de quien el tiempo y los criterios diferentes para mirar el mundo-, lo fueron alejando, el "Canario" grabó varios discos como solista y tuvo memorables actuaciones con músicos populares y murguistas destacados como Tabaré Cardozo y El Pitufo Lombardo.

Un laburante orgulloso de serlo, Canario también fue lustrador de zapatos, estibador en el puerto y vendedor de diarios, amigo entrañable de los amigos y bohemio empedernido.

De voz aguardentosa y expresiva, y de personalidad fuerte y controvertida, algo machista y bebedor, aunque muy comprometido con las luchas sociales, solía decir, riéndose de la fama: ‘yo no canto, grito, soy cantante para ganarme una changa, así como con aceite". Últimamente no le gustaba el camino que iba tomando la murga: "Es como el fútbol: el fútbol de antes era mejor. Con la murga pasa lo mismo. Ahora se está mezclando demasiado con el teatro".

La calle, los bares y el carnaval fueron su escuela, allí aprendió filosofía, dados, timba y la poesía cruel…




Brindar la rosa
en el tiempo y el espacio mágico del aire radial.
Radializarla. Irradiarla.
Regarla con la poesía, la música, los dolores
y la esperanza que guarda la tierra.
Rehacer la rosa pétalo a pétalo,
Me quiere mucho,
muchito y todo.
Blindarla en el combate. Brindarla en el amor.
Risarla con alegre rebeldía.
La rosa brindada. Espacio de los intentos.


La rosa brindada

para enlazar