sábado, 31 de enero de 2009

Sancris, bella y solidaria / cronopia viajera

Sancris, la bella y solidaria



Es la ciudad de San Cristóbal de las Casas un sitio bello, acogedor y lleno de sonidos. Las campanitas de las 6 de la mañana anunciando el camión de la basura, los pájaros, las cadenas sobre el empedrado anunciando los tubos de gas, la propaladora del agua pura con músicas baratas, las gentes saludadoras y las voces que de diferentes maneras se mezclan entre el frío y los cielos claros.

Perfiles, graffitis, mercado. Sancris fue la puerta que se me abrió para encontrar caminos hacia la belleza. Viajes de adentro y de afuera de esta cronopia gozadora.

Aquí llegamos con los y las cumpas de la Red de Solidaridad con Chiapas de Buenos Aires, con Norita Cortiñas, y fuimos recibidos en especial por dos argentinas recidentes allí, que trabajan en comunidades zapatistas. Una médica, la otra psicóloga. Grandes Liliana y Estella, mis gracias, nuestras gracias. Matioch pa' ellas, y mi corazón abierto...

Cada día íbamos al CIDECI, una Universidad Indígena que queda en el camino viejo a San Juan Chamula, al Festival de la Digna Rabia, y cada nochecita volvíamos cansadoas y felices con tanta palabra circulada.

Por las noches encuentros para cenas grupales, menúes baratos que incluían sopita de elotes, chícharos u otros vegetales, y algunas puntas de carne de res al chipotle, o taquitos al pastor, o pollo al pipián, o enchiladas de mole poblano, siempre acompañada por agüita de papaya o jamaica, o tamarindo y alguna orchata. Claro que no faltó la negra Bohemia ni la Tecate.

El 7 de Enero presentamos en un Centro Cultural que apoya al zapatismo llamado Tierra Nuestra el libro/disco "Los otros cuentos". Había gentes del lugar y algunoas argentinoas que se enteraron del evento y no le escabulleron al bulto. El día anterior habíamos andado por Oventic pidiendo audiencia, -concedida-, a las Juntas de Buen Gobierno para entregarles algunos libros y sellar el compromiso de hacerles llegar el dinero que se recaude con la venta de los mismos.

Brindar la rosa
en el tiempo y el espacio mágico del aire radial.
Radializarla. Irradiarla.
Regarla con la poesía, la música, los dolores
y la esperanza que guarda la tierra.
Rehacer la rosa pétalo a pétalo,
Me quiere mucho,
muchito y todo.
Blindarla en el combate. Brindarla en el amor.
Risarla con alegre rebeldía.
La rosa brindada. Espacio de los intentos.


La rosa brindada

para enlazar