jueves, 6 de noviembre de 2008

Nuestro repudio ante la extradición de los 6 cumpas campesinos paraguayos

CARTA DE LOS PRESOS POLÍTICOS PARAGUAYOS EN ARGENTINA
FRENTE A LA DECISIÓN DEL GOBIERNO DE CRISTINA KIRCHNER DE EXTRADITARLOS AL PARAGUAY


Reflexión sobre nuestra extradición al Paraguay

Primero, lamentamos que el gobierno de Argentina haya ignorado todas las atrocidades que cometió el Partido Colorado en el Paraguay, durante 61 años en la persecución y asesinato de cientos de campesinos luchadores.

Con nuestra extradición al Paraguay, queda evidenciado claramente el peso político que tienen los planes económicos provenientes del imperialismo norteamericano en nuestros países, sometidos por este medio. Nuestra entrega al Paraguay por el gobierno argentino, obedece plenamente a la "lucha antiterrorista" impulsada por la Casa Blanca para todo el mundo.
A pesar de todo, estamos orgullosos porque hemos logrado, gracias a la solidaridad de las organizaciones de la Argentina, hacer pública la realidad de opresión desde hace décadas, que vive nuestro pueblo pobre y hambreado.


Vinimos con ilusiones a este país para solicitar protección, pero terminamos en la cárcel. Esto nos permitió pasar del anonimato, a ser reconocidos por una parte de la sociedad. Nos costó muy caro pasar del anonimato a esta realidad. Fueron dos años y seis meses, con sesenta y ocho días de huelga de hambre, donde junto al pueblo organizado de la Argentina hemos soportado todo el dolor que representa estar lejos de nuestros hijos/as, esposas, hermanos/as, compañeros/as de lucha.

Todo esto no nos quebró, por el contrario. Se fortaleció cada instante nuestras ganas de continuar la lucha de clases en el Paraguay.

Hemos aprendido que no existen barreras para desarrollar la lucha política desde el rincón que nos toque ocupar en la sociedad dividida en clases.

Esperamos seguir contando con la solidaridad de todos/as, de las organizaciones, individualidades, para lograr alcanzar que se haga justicia con nuestro caso en el Paraguay, que dependerá de toda la presión internacional que se pueda ejercer.

Les dejamos a todos/as nuestro cariño, nuestro afecto, y toda nuestra ternura.

¡Hasta la victoria siempre!


Agustín Acosta - Arístides Vera - Basileano Cardozo
Gustavo Lezcano - Roque Rodríguez - Simeon Bordón

Brindar la rosa
en el tiempo y el espacio mágico del aire radial.
Radializarla. Irradiarla.
Regarla con la poesía, la música, los dolores
y la esperanza que guarda la tierra.
Rehacer la rosa pétalo a pétalo,
Me quiere mucho,
muchito y todo.
Blindarla en el combate. Brindarla en el amor.
Risarla con alegre rebeldía.
La rosa brindada. Espacio de los intentos.


La rosa brindada

para enlazar