sábado, 14 de noviembre de 2009

este es un llamado de la vida al mundo...



En tiempos en que la humanidad entera esta pasando un proceso de reordenamiento, todo proceso de revitalización implica un nuevo hito en nuestra nueva historia. Jamás debemos olvidar que nosotros no estamos solos, grandes seres nos acompañan desde el cielo y la tierra, desde lo visible y lo invisible.

….cuando hemos sentido la desesperanza, también hemos sentido esta luz de esperanza que nos levanta en la fortaleza del caminar.

….Cuando hemos sentido desolación, también hemos sentido el brillo de nuestro horizonte hacia el sur.

….Cuando en nuestro caminar había cansancio surgió también el deseo de continuar.

….Es por que ellos siempre están con nosotros....

En agradecimiento a todo, a los maestros y maestras, abuelas y abuelos, seres de luz que motivan este proceso de cambio, llega un tiempo en el cual debemos agradecer.

El 21 de noviembre, entre las 7 y las 9 de la noche (hora de Bolivia), cuando termina el tiempo de wiñay pacha, de reconexión con la fuerza ancestral, levantemos nuestra voz a través del incienso y el copal para agradecer por las vidas de todos quienes nos inspiran, nos guían, nos acompaña y por la conciencia del nuevo tiempo.

Te invitamos a que en el lugar que vives, en tu ciudad, en tu país, en tu casa, en una montaña, en tu espacio, desde la costa a la amazonía, desde valle al altiplano, desde el sur hasta el norte y desde el este al oeste de nuestra Madre Tierra, hagamos nuestra ceremonia de agradecimiento por la vida.

Te invitamos a unirte a esta ceremonia simultánea, reuniéndote con tu grupo, con tu comunidad, con tus seres queridos, o acompañando desde donde estés.

Que así sea y así es
Jallalla

Que se reestablezca la armonía y el equilibrio entre lo que vemos y los que no vemos.

“El proceso del nuevo tiempo no solo ya empezado, sino también empieza a mostrarse la luz que determinará el brillo del nuevo tiempo”. Comunidad SARIRI


Brindar la rosa
en el tiempo y el espacio mágico del aire radial.
Radializarla. Irradiarla.
Regarla con la poesía, la música, los dolores
y la esperanza que guarda la tierra.
Rehacer la rosa pétalo a pétalo,
Me quiere mucho,
muchito y todo.
Blindarla en el combate. Brindarla en el amor.
Risarla con alegre rebeldía.
La rosa brindada. Espacio de los intentos.


La rosa brindada

para enlazar