domingo, 7 de junio de 2009

7 de junio día de las y los periodistas


Dice una amiga periodista, Vileta, en un saludo que me llega por correo: Hacer periodismo es difundir algo que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto. Dar testimonio y por lo tanto, molestar. Tiene fuentes pero no amigos. Criticar todo y a todos, echar sal en la herida, quitarnos el zapato (y tiráselo a Bush si hubiéramos estado en esa conferencia de prensa), mirar el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa, de la neutralidad, los suizos; del justo medio, los filósofos; y de la justicia, los jueces. Salud a quienes trabajamos por una comunicación veraz, completa y exacta! Por una nueva ley de medios y la real democratización de la comunicación. Por los periodista que no se olvidan de la palabra etica! colegas, los/as saludo.!! violeta

Le agradezco y sumo dos notas escritas por otras periodistas amigas, Laura y Claudia. Además, encontrarán la lista de las los compañeros desaparecidos en la última dictadura

Verdades mentirosas

Por Laura Giussani

(tomado de la revista El Barrilete, Paraná)

Escribir sobre los periodistas en ocasión del Día del Periodista puede resultar tan empalagoso y equívoco como hablar de las madres en el Día de la Madre, fatídico domingo de octubre precedido por un bombardeo publicitario en el que aparecen “ellas”: buenas, bellas, protectoras, dulces y santas, sin una pizca de maldad, que no manipulan ni asfixian, y nada tienen en común con esas madres que se entrometen, y dan ganas de matar, de decirles basta, de una vez y para siempre. Con los periodistas ocurre algo parecido. No todas las madres son santas y no todos los periodistas son dignos.

Este día de junio, los grandes medios harán propias hazañas ajenas. Con voz quebrada recordarán a decenas de colegas desaparecidos durante la dictadura y se llenarán la boca de Walsh. Como si tuvieran algo en común con él. La Nación o Clarín, Telenoche o Canal 5, hablarán de nuestro oficio como simples aves carroñeras y reivindicarán al muerto porque muerto está. Con descaro, en diarios nacionales o programas de radio y televisión, se mostrarán como paladines de la justicia y reivindicarán su rol de “investigadores” –aunque la “investigación” sea simplemente un expediente arrimado por un poderoso en contra de otro poderoso- y se autoproclamarán “expresión de la opinión pública”, curiosa opinión que ha quedado en manos privadas.

En este día, esos periodistas nada dirán de los oprobiosos silencios, de las verdades a medias, del destierro al que someten a quienes no sintonizan con “su” realidad. Los mismos diarios que fueron partícipes de la dictadura -de manera tan descarada que hasta una de sus directoras, Ernestina Herrera de Noble, está seriamente sospechada de haberse apropiado, sí, robado, un par de hijos de desaparecidos, menudo detalle que debería ser un escándalo nacional pero del cual no se habla porque la señora también se apropió de la palabra-, aquellos que fueron y son contertulios del poder, o el poder mismo, reivindicarán como propio el coraje de personas como Rodolfo Walsh, Paco Urondo, Enrique Raab, Enrique Walker, Oscar Barros, Miguel Angel Bustos, Haroldo Conti, Luis Guagnini, Julián Delgado, Raymundo Gleyzer, Héctor Oesterheld, Rafael Perrota y tantos otros silenciados durante años por haber unido la palabra y el gesto, la acción y la idea. Y lo harán sin sonrojarse siquiera.

Porque hay que decirlo: los grandes medios, que tanto se critican por ser monopolios económicos, están escritos por periodistas. Muchos de ellos, simples trabajadores que buscan resquicios para decir lo que se pueda, sumergidos en una angustiosa insatisfacción; pero muchos otros, verdaderos escribas convencidos de ser “librepensadores”. Libertad de pensamiento admitida porque saben a la perfección qué decir y qué callar. Menuda libertad.

Quienes hemos respirado este oficio desde la cuna, cuando “los periodistas” no eran seres clonados, con títulos de licenciados ni tecnicaturas, sino personas curiosas, chismosos por definición, apasionados por la búsqueda, muchos de ellos militantes, que se juntaban en torno a buenas botellas de vino a contar historias, en medio de carcajadas...en fin, cuando los periodistas no eran “periodistas” sino personas que escribían en algún medio, no podemos menos que sentir melancolía al ver que se bastardea de tal modo uno de los oficios más vitales, ricos, creativos, libres y sabrosos.

Los que conocimos a Walsh y a Paco, a Jarito y al Negro, a Miguel Angel Bustos, Guagnini y Raab, cuando no tenían plazas ni colegios ni nada con su nombre, y eran hombres simples, de miradas melancólicas y hablar pausado, que habían renunciado a varios trabajos por ideas y andaban a los tumbos, en las sombras, tratando de encontrar espacios clandestinos, y seguían riendo y gozando, y no pensaban en una carrera profesional sino en la vida, y no trabajaban en televisión, y el anonimato no los fastidiaba, y se conformaban con una buena noche de amor y la magia del encuentro con la palabra justa, solo podemos rendir homenaje en este día a todas aquellas personas que hoy escriben y gozan y sufren y comunican y no dejan de inventar sus espacios, en las sombras, en la red, con periódicos hechos a pulmón, de pueblo en pueblo, como juglares contemporáneos que se niegan a que la historia siempre la escriban otros.

A ellos, a los vivos y no a los muertos, a los anónimos que no se rinden, como personajes de Orwell que luchan por mantener vivas las palabras y eludir al Gran Hermano, un merecido homenaje en este día del periodista.

El periodismo originario, contra los relatos transgénicos

Por Claudia Korol

En nuestras tierras, antes de ser “latinas” y “americanas”, los pueblos creaban sus propias historias. Las contaban de generación en generación, para que los relatos no perdieran el origen y pudieran continuar sin fin.

No existía el cuento del fin de la historia. No existía la planta sin conciencia de su raíz. No existían las semillas que no nacieran de sus respectivos frutos. No había relatos transgénicos.

Hacer la historia y contarla, eran tareas comunitarias. Cada cual hacía su parte. El relato, era responsabilidad de los mayores. Su palabra era escuchada y multiplicada.

Los pueblos originarios creían que en los ancianos y ancianas estaba la sabiduría y el conocimiento del mundo. Hacia ellos se ejercía respeto, reconocimiento, y no desprecio, como en este tiempo descartable.

En nuestras actuales prácticas de comunicación, en las maneras en que intentamos entretejer las palabras y los actos, reconocemos a esos hombres y mujeres de estas tierras -que todavía no eran latinoamericanas-, periodistas que contaron la historia del origen mismo del mundo.

Después, muchos siglos después, llegaron los conquistadores con sus armas, con sus Biblias, con sus escribas. Desde entonces hubo por lo menos dos tipos de periodistas. Quienes cuentan las historias del pueblo, para que nadie olvide el origen, la raíz, la semilla, ni la tierra; y que contando historias, las hacen y rehacen junto a su gente. No son ni quieren ser “la voz de los oprimidos”. Son los oprimidos y las oprimidas que encuentran sus propias voces.

Pero está también el otro periodismo, el de la Biblia y la espada, el de las guerras y la CNN, el de los discursos hegemónicos. El de las semillas y los relatos genéticamente construidos para complacer a la Corona de turno y a sus virreyes.

La batalla ha sido y es despareja. Atraviesa el tiempo y llega hasta nuestro siglo 21.

Hoy los periodistas de la Corona cuentan sus cuentos a través de poderosos monopolios de la comunicación. Son muchos, demasiados, los que han sufrido la maldición de Malinche, y venden sus noticias y hasta sus almas por cuentas de vidrios, utilizan sus palabras como cosmético para decorar el rostro sucio del poder.

Muy lejos de ellos y de sus mentirosos relatos, las periodistas que cuentan las historias que crean los pueblos, batallan con medios rudimentarios, desde los templos sagrados de todas las resistencias. La mayoría no tiene nombres conocidos, pero sus palabras corren de boca en boca, como conjuro contra el olvido y la desmemoria. Hay algunos nombres sagrados como los templos de la resistencia. No hace falta nombrarlos. Dicen los antiguos habitantes de la tierra que no conviene gastar las palabras sagradas. Basta con reconocer lo que ellas nombran. Periodistas del hacer cotidiano, del mensaje anónimo, de la clandestina revelación del mundo. Periodistas que no se entregan, ni por cuentas de vidrio, ni por un lugar al amparo y al servicio del poder, ni por casualidad, ni por error.

Son muchos, muchas más de los que imaginamos detrás de unos pocos nombres queridos que siguen siendo testimonio y dando la pelea. Periodistas originales y originarios, que cuentan aquello que crean junto al pueblo, que entibian la memoria con los fuegos de todos los olvidados y olvidadas, que comparten las historias de los vencidos como quien ceba un mate que luego andará de mano en mano. Periodistas que no se resignan, y vuelven una y otra vez a desafiar a la derrota. Periodistas que desaparecidos, aparecen en el fuego de la pasión que nombra. Periodistas que olvidadas, tejen en los desvanes de la memoria, telares de identidad.

Periodistas que poniendo palabra sobre palabra, utilizan la verdad como cemento y la historia del pueblo como cimiento. Periodistas de la verdad, de la palabra verdadera. Semilla verdadera. Periodistas de la tierra, del pueblo que crea y de la pasión que continúa. Desde los templos de las resistencias, el abrazo a las periodistas originarias, a las que honran la memoria sagrada de quienes no cuentan para el poder. Y en el genérico femenino en que nombramos a las periodistas, incluimos también a los periodistas desafiantes de todas las dominaciones que impone la cultura patriarcal, racista, burguesa. Periodismo originario, comunicación que circula la verdad, lanzando con la onda del pueblo, piedras de palabras verdaderas a la desinformación globalizada.

Periodistas Detenidos-Desaparecidos PRESENTES!!! !

Muro de la Memoria de Periodistas y Escritores Desaparecidos

www.desaparecidos. org

  1. Claudio Adur - diarios Crisis y El Cronista Comercial, revista Arte Hispanoamericana
  2. Horacio Agulla - director de Confirmado. Asesinado
  3. Ricardo Emir Aiub
  4. Alejandro Martín Almeida - Télam
  5. Lucina Alvarez de Barros - revista Barrilete
  6. María Elena Amadío - revista Discusión.
  7. Andrés Lucio Ariza
  8. Juan José María Ascone - diario La Opinión, revistas Primera Plana y Competencia.
  9. Jorge Alberto Asenjo
  10. Osvaldo Balbi
  11. Pedro Leopoldo Barraza - Revistas Compañeros, Democracia y 18 de Marzo. Redactor de La Opinión y Clarín. Director de Radio del Pueblo de Buenos Aires. Asesinado
  12. Oscar Osvaldo Barros - revistas Crisis y Barrilete.
  13. María Bedoian - revista Dinamis y radio Municipal.
  14. Andrés Humberto Bellizi Bellizi. - Editor del periódico El Sol.
  15. Alfredo José Berliner
  16. Horacio Félix Bertholet - Canal 2 de La Plata
  17. Cristina Bettanin de Colmenares - Revistas Ya y El Descamisado y diarios Noticias y El Diario. Asesinada
  18. Guillermo Bettanin - Diario Noticias
  19. Leonardo Bettanin - revistas Confirmado, Primera Plana y El Descamisado. Asesinado
  20. Mauricio Borghi - Editorial Perfil, Siete Días y Weekend.
  21. Alicia Raquel Burdisso Rolotti
  22. Miguel Angel Ramón Bustos - diario El Cronista Comercial y revista Panorama.
  23. Dardo Cabo - Director de El Descamisado. Revistas Extra y Semana Gráfica. Diario La Razón. Asesinado
  24. Juan José Capdepón
  25. Roberto Carri - diario La Opinión, revistas Primera Plana y Extra.
  26. Aldo Néstor Casadidio - periodista de la Casa de Gobierno de Mendoza.
  27. Conrado Guillermo Ceretti - revista Panorama, diarios Clarín y La Opinión.
  28. Jaime Colmenares - diario Noticias
  29. José Domingo Colombo. Diario El Norte de San Nicolás, provincia de Buenos Aires.
  30. Haroldo Pedro Conti (05-05-76), revista Crisis.
  31. Daniel Alberto Danquen - diario Clarín.
  32. Eduardo Defieri - periodista independiente de Buenos Aires.
  33. Julián Delgado - revista Mercado y diario El Cronista Comercial.
  34. Héctor Ernesto Demarchi - diario El Cronista Comercial.
  35. Carlos María Denis
  36. Dardo Sebastián Dorronzoro - diarios Alberdi de Vedia, El Civismo de Luján y La Gaceta de Tucumán.
  37. Alicia Graciana Eguren de Cooke - revista Nuevo Hombre.
  38. José Guillermo Espinoza
  39. Ana María Estevao - Diario La Voz de Solano, Quilmes. Asesinada
  40. Luis Alberto Fabri - Director del periódico Respuesta.
  41. Roberto Nando Falivene - Prensa y Difusión del Ministerio de Obras Públicas de La Plata.
  42. María Cristina Fernández de Pankonin
  43. Rodolfo Jorge Fernández Pondal - director adjunto de la revista Ultima Clave.
  44. Claudio Arnoldo Ferraris - trabajador gráfico del diario La Opinión.
  45. Héctor Jesús Ferreiros- Redactor en la agencia de noticias Télam y revista Somos. Colaborador en la revista Semana Gráfica de Editorial Abril. Asesinado
  46. Ernesto Luis Fossati - revista Panorama.
  47. Jorge Horacio Foulkes - LU 13, Radio Nechochea y la Voz del Pueblo
  48. Julio César Fumarola - Revista Siete Días y otras publicaciones. Asesinado por la Triple A.
  49. Germán Nelson García Carcagno - Canal 4 de Montevideo.
  50. Gerardo Francisco Gatti Antuña - Director de Epoca y de Lucha Libertaria, Rojo y Negro y Cartas de la FAU, de la Federación Anarquista de Uruguay.
  51. Marcelo Ariel Gelman - . Revista Gente. Diario Noticias.
  52. Raymundo Gleyzer - revistas Panorama, Life, Parabrisas, Time, Georama, Editorial Códex y Alexoraft.
  53. Mario Oscar Golberg - Radio Bahía Blanca.
  54. Célica Gómez - agencia de noticias Télam.
  55. Alberto Jorge Gorrini - periodista y fotógrafo.
  56. Claudio Nicolás Grandi - diario Alberdi, de Vedia.
  57. Luis Rodolfo Guagnini - diarios La Opinión, Clarín y El Cronista Comercial, corresponsal de Interpress Service, El País de España, Latin American Political Report y Latin American Economic Report de Londres.
  58. Diana Griselda Guerrero - diarios El Cronista Comercial y La Opinión, revista Discusión.
  59. Héctor Gutierrez Ruiz - Diario Debate y Radio CX 36, de Montevideo. Diario el Cronista Comercial. Agencia Interpress Service. Asesinado.
  60. Norberto Habbegger - subdirector del diario Noticias, revistas Panorama y Primera Plana.
  61. Jorge Rodolfo Harriague - Corresponsal en Río Cuarto del diario Clarín.
  62. Mario Hernández - codirector de la revista Militancia y director de El Descamisado. Abogado.
  63. Mario Waldino Herrera - revista Confirmado, Agencia de noticias, revista Panorama. Redactor en la revista Argentina y Análisis.
  64. Juan Carlos Higa - diario japonés Akoku Nippo.
  65. Daniel Saúl Hopen - periodista y sociólogo.
  66. Ignacio Ikonicoff - diarios La Opinión, El Mundo y Noticias, revista Panorama, agencia Interpress Service
  67. Santiago José Illa - diarios La Capital y la Voz del Sur, de San Rafael, Mendoza y en las revistas Patria Nueva y Hombre Nuevo, en Buenos Aires.
  68. Maurice Jeger - corrector y crítico literario de La Gaceta de Tucumán.
  69. Ricardo Gabriel Jiménez -. El Actual de Escobar.
  70. Mabel Kitzler de Domínguez - diario El Mundo.
  71. Alfredo Kolliker Frers - diario alemán La Plata Ruff y Prensa Libre.
  72. Carlos Ernesto Laham - Reportero gráfico. Asesinado
  73. Manuel Liberoff Peisajovich - Director del periódico uruguayo Noticias. Trabajó en CX 42 Radio Vanguardia y en Canal 12 de Uruguay.
  74. Miguel Francisco Lizaso - revista La Causa Peronista.
  75. Susana Lugones - diario La Opinión, revistas Siete Días y Crisis.
  76. Elsa Delia Martínez de Ramírez - Colaboradora en una revista de automovilismo de Buenos Aires.
  77. José Mario Martínez Suárez - Marcha, El Sol y Epoca, de Uruguay.
  78. Heraldo Juan Marucco - editorial Atlántida
  79. Marta Mastrogiacomo - revistas "YA, es tiempo de pueblo" y "El Descamisado"
  80. Winston Cesar Mazzuchi Frantchez - Director de Prensa Libre.
  81. Susana Beatriz Medina de Bertholet
  82. Nebio Ariel Melo Cuesta - semanario Marcha y periódicos Causa del Pueblo y Prensa Libre del PCR de Uruguay, bajo el seudónimo de Zanabria.
  83. Roman Mentaberry - Asesinado
  84. Zelmar Michelini - Diarios La Noche y La Mañana, de Montevideo. Diarios La Opinión y Noticias, de Buenos Aires.
  85. Liliana Molteni - diario el Mundo
  86. Luis Carlos Mónaco - periodista de Córdoba.
  87. José Manuel Moreno - Diario La Razón.
  88. Toni Agatina Motta - International Daily News de Roma.
  89. Daniel Moyano Vega - diario Los Andes de Mendoza.
  90. Rodolfo Fernández Pondal - editor Última Clave
  91. Rodolfo Ortega Peña - Fundador y director de la revista Militancia. Director de De Frente. Asesinado
  92. Carlos Alberto Pérez - director del suplemento literario del diario Clarín y gerente de Producción de Eudeba.
  93. Rafael Perrota - director y propietario del diario El Cronista Comercial.
  94. Luis Julio Piriz Bonorino - La Opinión y El Mundo
  95. Enrique Raab - diarios La Opinión, Clarín y El Cronista Comercial, revistas Primera Plana, Siete Días, Confirmado, Visión y Análisis.
  96. José Eduardo Ramos - diario Noticias de Tucumán y Canal 10 de Tucumán.
  97. Edgardo Sajón - diario La Opinión.
  98. Roberto Jorge Santoro - revista Barrilete
  99. Juan Miguel Satragno - diario La Nación.
  100. Víctor Eduardo Seib
  101. Elías Seman - Director de No transar, órgano de Vanguardia Comunista
  102. Santiago Servín - director de la revista La Voz de Solano, Quilmes.
  103. Roberto Juan Carmelo Sinigaglia - revista Nuevo Hombre.
  104. Juan Marcelo Soler Guinard - revista Confirmado, diario El Mundo.
  105. Horacio Rodolfo Speratti
  106. Eduardo Suárez - revista Siete Días, diarios La Opinión, El Mundo y el Cronista Comercial, agencia Interpress Service, integrante de la Asociación de Periodistas de Buenos Aires (Apba).
  107. Francisco Urondo - Revistas Todo, Primera Plana, Confirmado y Panorama. Diarios Noticias, La Opinión y Clarín.
  108. Enrique Juan Ricardo Walker - revistas Gente, Semana Gráfica, Extra, Nuevo Hombre y El Descamisado.
  109. María Victoria Walsh - Diario La Opinión, revista Primera Plana. Asesinada
  110. Rodolfo Jorge Walsh - diarios La Opinión, Mayoría y Noticias. Cofundador con Gabriel García Márquez y Jorge Massetti de la agencia Prensa Latina.
  111. Tilo Wenner - director de El Actual de Escobar y de revistas literarias.
  112. Miguel Angel Zavala Rodríguez -. Director de El Auténtico. Asesinado

Brindar la rosa
en el tiempo y el espacio mágico del aire radial.
Radializarla. Irradiarla.
Regarla con la poesía, la música, los dolores
y la esperanza que guarda la tierra.
Rehacer la rosa pétalo a pétalo,
Me quiere mucho,
muchito y todo.
Blindarla en el combate. Brindarla en el amor.
Risarla con alegre rebeldía.
La rosa brindada. Espacio de los intentos.


La rosa brindada

para enlazar