miércoles, 12 de septiembre de 2012

Ir a descargar

Espejos Todavia, programa emitido el 11 de septiembre de 2012

Espejos Todavía, un programa de septiembres, de estudiantes, de maestras y maestros, de escuelas que enseñan a vivir y a luchar... 
Un programa de defensa por la educación pública, un programa de educación popular.
Recordamos el 11 de septie
mbre de hace 39 años en Chile, trayendo la voz de Salvador Allende y hablamos de las escuelas y la enseñanza pública hoy en Argentina con Laura Marrone, Secretaria de Asuntos Pedagógicos de Ademys (CaBA) y docente de Enseñanza Superior en Provincia de Bs As quien reflexionó a propósito de los talleres de la “Cámpora” y la línea 0800 del PRO.


Espejos Todavía, cultivando la memoria, cantando a lo humano, doliendo en nuestra piel, iniciando una vez más la marcha!





Once de Septiembre - Claudia Korol





Mi Chile tiene humo en el corazón. Tiene una Moneda en llamas. Tiene un poema Pablo en eterna esgrima con el poema Vicente... con el poema Nicanor… Tiene un Salvador eterno y una Violeta encantada.
Mi Chile tiene caricias arrancadas en la noche, como las manos de Víctor. Como Víctor tiene un canto libre, una plegaria al labrador, y una rebelión inconclusa en el cuerpo.
Mi Chile tiene un Manuel Rodríguez guerrillereando las madrugadas. Tiene un Miguel Henríquez enamorando a la revolución… tiene a un Lautaro y a un Caupolicán que se alzan desde el fondo de la historia con su lanza en ristre despeinando la memoria.
Mi Chile tiene un copihue rojo que florece en Gladys cada septiembre. Un copihue Gladys que cubre el bosque austral donde el mapuche trenza el telar de las rebeldías. Un copihue rojo que se ríe de esta melancolía tan mía, tan once de septiembre, y me dice que ya vamos… que ahí están los cabros chicos y las cabras chicas incendiando campos y ardiendo piñerales de rabia. Que vamos con ellas y ellos a las fiestas insurrectas de las madrugadas.
Mi Chile tiene una cordillera que me lleva una y otra vez hasta el despertar de todos los golpes. Me digo que viva chile, mierda, me digo que chile no se rinde, me digo que éramos tan jóvenes cantando esos cantos en aquel setenta y tres en el que iniciábamos nuestras andanzas.
Me digo que sigue siendo tan joven la rabia, tan joven la indignación, tan joven el amor cuando se desnuda en las grandes alamedas.
Yo miro al copihue rojo en el campo burlándose de mis lágrimas que riegan sus raíces. Y sonrío enchilada con un ramo de violetas coloreando la mañana.
Hoy siento honduras de Chile en las guaranias. Vamos golpe a golpe, verso a verso dibujando con trazos rebeldes la tierra arrasada.
Yo fabrico un barrilete… con la estrella de chile en su centro. Y en el jardín de nuestras alegrías, donde los estudiantes estrenan rebeldías, lo hago volar junto a mis nostalgias. El barrilete se abre paso entre las nubes de ausencias, saluda al sol, pinta al cielo con su estrella. Desde esa esquina del cielo, tan llena de Chile… vuelven todos los septiembres  a mi piel… y te busco chileneando en mi esperanza.     


Brindar la rosa
en el tiempo y el espacio mágico del aire radial.
Radializarla. Irradiarla.
Regarla con la poesía, la música, los dolores
y la esperanza que guarda la tierra.
Rehacer la rosa pétalo a pétalo,
Me quiere mucho,
muchito y todo.
Blindarla en el combate. Brindarla en el amor.
Risarla con alegre rebeldía.
La rosa brindada. Espacio de los intentos.


La rosa brindada

para enlazar